Miercoles, 27 de Agosto del 2014
BOLETINES DE NOTICIAS
Suscríbete ahora !
Y te llevamos al gimnasio

FUNCIÓN DE LA L-GLUTAMINA
Publicada el 06 de Diciembre del 2007

- Función de la L-glutamina
La glutamina es esencial en procesos metabólicos como el equilibrio ácido-básico, el metabolismo de proteínas, grasas y carbohidratos, la regulación del volumen celular, la producción de glutatión y el control del balance entre catabolismo y anabolismo. Además, es una sustancia importante en las células de alta proliferación como las de la mucosa intestinal y las del sistema inmunológico y es un nutriente importante en los procesos de cicatrización y para lograr hipertrofia muscular.

En situaciones de estrés las necesidades de glutamina aumentan, ya que los músculos liberan glutamina hacia otros órganos. Si el estrés es pasajero, los niveles de glutamina se reponen rápidamente, pero si se trata de estrés crónico, los almacenes de glutamina se pueden agotar [1].

- Metabolismo de aminoácidos y otras sustancias:
Casi todos los aminoácidos sólo tienen un grupo amínico [-NH2], pero la glutamina tiene dos. Esto le confiere un papel central en el metabolismo de los aminoácidos, porque gracias a la glutamina se pueden sintetizar casi todos los demás aminoácidos no esenciales y también, purinas y pirimidinas (ácidos nucleicos implicados en la codificación del ADN), productos aminoglucósidos, hormonas, enzimas y otros.

Casi el 20% de la totalidad de los aminoácidos libres en sangre, es glutamina. La concentración en la musculatura es de 35 mmol/lit, y más del 50% de esta cantidad es glutamina libre.

En la mayoría de los procesos metabólicos en los que la glutamina está implicada, se libera un grupo amínico, que el hígado se encarga de eliminar como amoníaco [NH3], uniendo el amoníaco a ácido glutamínico, o bien excretándolo a través del ciclo de la urea. Si el hígado no está en buen estado puede ocurrir que la concentración de amoníaco se eleve hasta niveles tóxicos. Por eso, la glutamina juega un papel importante en el transporte de nitrógeno, ya que el 35% del nitrógeno corporal está en forma de glutamina [2].

- Formación de células inmunológicas:
La glutamina es importante para el sistema inmunológico, incluso cuando éste se encuentra en reposo, porque es esencial en la síntesis de glutatión y ADN. También es importante para la producción de energía en el ciclo de Krebs.

En caso de respuesta inmunológica, las células inmunológicas se multiplican y aumenta la cantidad de anticuerpos, lo que eleva de forma dramática la utilización de glutamina. Si las reservas de glutamina no son suficientes, nuestro cuerpo utiliza proteínas propias para su producción, sobre todo aminoácidos ramificados de la musculatura e inmunoglobulinas.

La glutamina es esencial en la función defensiva de las capas mucóticas, vías respiratorias y tracto digestivo. En la mucosa de estos tejidos se produce un anticuerpo específico llamado s-IgA (inmunoglobulina A secretor) a partir de la glutamina. Una deficiencia de glutamina puede disminuir la respuesta inmunológica en intestino y vías respiratorias [3-7].

- Regeneración de la mucosa intestinal:
La glutamina es importante para la correcta función del intestino ya que está involucrada en la proliferación (“turn over”) de células epitélicas, sobre todo del intestino delgado.

La capa epitélica intestinal se renueva en 3 o 4 días completamente, para lo que utiliza más o menos el 40% de toda la glutamina corporal. Cuando falta suficiente glutamina se produce atrofia de la capa epitélica intestinal, lo que disminuye la absorción de nutrientes y aumenta la permeabilidad intestinal [4 y 7].

- Síntesis de Glutatión:
En la síntesis de glutatión, la sustancia más importante en la lucha contra los radicales libres, hace falta glutamina junto con N-acetil cisteína.
El glutatión es un tripéptido compuesto de glicina, glutamina y cisteína. La carencia de cisteína limita la síntesis de glutatión, aunque en situaciones especiales la carencia de glutamina puede ser el factor determinante. En estos casos es necesario suplementar N-acetil cisteína y glutamina [8].


Figura 1. Utilización de la L-glutamina en caso de sabrecarga intestinal. Cuando la capa epitélica intestinal está dañada, las bacterias pueden penetrar en el riego sanguíneo y provocar la liberación de glutamina procedente de la musculatura y los pulmones, bajo el control de la hipófisis y las glándulas suprarrenales. Esta glutamina es utilizada en la reparación de la capa epitélica intestinal.

- Regeneración e hipertrofia muscular:
La glutamina es la fuerza que impulsa la regeneración y la hipertrofia muscular, además de ser el aminoácido más numeroso en el tejido muscular. Cuando no hay suficiente glutamina la síntesis de proteínas musculares se paraliza. En este proceso, la tensión intracelular tiene un papel anabolizante. La regulación de esta tensión celular se produce mediante un proceso osmótico intracelular en el que las proteínas captan agua intracelular gracias a la glutamina.

En situaciones de gran esfuerzo muscular disminuyen los niveles de glutamina muscular [9].

- La glutamina es precursora de neurotransmisores:
La glutamina es el aminoácido más común del líquido cefalorraquídeo, lo que indica que es esencial para el metabolismo cerebral.

El ácido glutamínico, formado a partir de la glutamina, es un neurotransmisor estimulante y puede convertirse, con ayuda de las vitaminas B6, B3, B12 y de magnesio y manganeso en ácido gammabutérico (GABA), que es un neurotransmisor inhibidor. El GABA tiene el mismo papel que el L-triptófano. Tiene un efecto calmante gracias a los receptores cerebrales para GABA y tranquiliza igual que el Valium.

El índice GABA/glutamato indica el equilibrio entre estimulación/inhibición. Además el ácido glutámico mantiene altos los niveles de potasio en el líquido cefalorraquídeo [2 y 10].

- Equilibrio ácido-básico:
En caso de acidosis aumenta la utilización de glutamina en los riñones. Los iones de Hidrógeno sobrantes se unen a los grupos NH3 de glutamina y se excretan como iones de amonio (NH4+). En este proceso de destrucción de la glutamina se producen iones de bicarbonato (CHO3-) que ayudan a neutralizar un pH ácido [2 y 10].

- Detoxificanión de amoníaco (NH4):
El ácido glutamínico no puede salir bien del cerebro porque, al igual que los demás aminoácidos, casi no es capaz de penetrar la barrera hematoencefálica. Sin embargo, cuando el ácido glutamínico capta un grupo amino convirtiéndose en glutamina, sí puede hacerlo, siendo capaz de excretar del cerebro un exceso de amoníaco tóxico.

El exceso de amoníaco puede deberse a un mal funcionamiento del ciclo de urea en el hígado, lo que puede causar dolor de cabeza, migraña, ansiedad, cansancio y falta de coordinación [2].

ENERGYUM SPORT

federacion madrileña de gimnasia nutrition & perfomance center recordprotein portalesmedicos fabián cuenca adelgazar.net enbuenasmanos cienciadeporte yoga y movimiento federación española de aerobic todobasket santi liébana aloeysalud culturismoweb buscagym.com !!! proteion en forma En forma todo corazon todo corazón
Diseñada y programada por Merkasi S.L. - Procesada en 0.0339 Segundos